MENDOZA FOOD PARK: ABRIÓ EL PRIMER MALL GASTRONÓMICO A CIELO ABIERTO DEL PAÍS

0
35

De la oferta itinerante y diversa que identifica a los food trucks a contar con un espacio propio y permanente. Esa transición simboliza Mendoza Food Park, el primer mall gastronómico a cielo abierto que desde esta noche abre sus puertas en un predio de 3.500 m2 en Godoy Cruz a los mendocinos amantes del buen comer y beber.

Los autores intelectuales del nuevo emprendimiento son los hermanos Farid y Samir Massud, propietarios de Arabian Food y mentores de AMEGAM (Asociación Mendocina de Gastronomía Móvil). Ambos, junto al cordobés Federico Dolinsky, también empresario de la gastronomía (administra locales de comida en complejos como La Barraca), conforman JUAR S.A., la sociedad desarrolladora.

MFP que arranca con un plantel de 70 trabajadores, consta de 13 food trucks fijos con todos los servicios, además de una barra 360º (bebidas y cafetería), espacio de juegos para niños y un área de estacionamiento con capacidad inicial ampliable para hasta 50 vehículos. Todo el proyecto arquitectónico ejecutado en el predio, que totaliza 10.000 m2 (allí funcionaba hasta hace unos años una mega agencia de autos usados), y dotarlo de todo lo necesario involucró una inversión cercana a $4 millones.

A la hora de definir las características del complejo que hasta noviembre abrirá de martes a domingos, Farid lo resume como “un centro comercial con un foco fuerte en la gastronomía. Hay que pensar que la carta total suma cien platos, con lo cual tenés medio año para venir hasta 4 veces por semana y no vas a repetir ninguno”.

Tanto diagnóstico como pautas de trabajo son claras. “Con los food truck detectamos la debilidad de la menor actividad en invierno. Por eso pensamos en un concepto distinto, innovador, en un lugar 100% food truck pero permanente, con las mismas pautas de trabajo de Amegam, para el cual se administra todo con un espíritu asociativo que implica el cobro de expensas”, explica Massud.

Delivery y coworking, y más servicios a futuro

Más allá de su oferta habitual, los socios de Mendoza Food Park saben que el valor agregado está en los servicios de adentro hacia afuera, y en segmentar propuestas.
En principio, los dueños de cada puesto de comida (se estima que el presupuesto promedio para instalar y poner operativo cada tráiler ronda los $600 mil) contarán con conexión a Internet para su actividad cotidiana, algo que en los próximos meses será libre para el público en general.

Pero además, el complejo arranca con servicio de delivery, gracias a un convenio con PedidosYA. Al mismo tiempo, tiene una carta flexible, pensada tanto para el cliente de fin de semana como para los trabajadores de las zonas aledañas como la Zona Industrial y empresarios, que dispondrán de almuerzos ejecutivos en espacios acordes a reuniones de trabajo y coworking.

Los responsables de poner en marcha a Mendoza Food Park tampoco se olvidan de la sustentabilidad traducida en una política de Triple Impacto. Según Massud, “trabajamos fuerte en eso desde el inicio con distintos acuerdos y trazabilidad en lo social, ambiental y económico. Por ejemplo, la firma Bioils se lleva el aceite usado para cocinas para reciclarlo, y recuperadores urbanos de Guaymallén residuos segregados”.

Lo dicho: si bien es su fuerte, el proyecto de JUAR no se agota en el capítulo gastronómico. De hecho, los restantes 6.500 m2 de superficie están destinados a que, entre 2020 y 2021, el Mendoza Food Park se extienda a otros rubros comerciales.

Entre otros, indumentaria, cosmética, peluquería. Y también servicios financieros: en la mira está el desembarco futuro de alguna de las cadenas de cobro de impuestos (Rapipago o Pago Fácil) y hasta una oficina de la Bolsa de Comercio de Mendoza.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here