EMPRESAS QUE CRECEN: INDUSTRIAS CHIRINO ES LÍDER EN LA PRODUCCIÓN DE LADRILLO HUECO Y ESTÁ EN MENDOZA

0
75

Diana Chiani

Con el ladrillo hueco como producto estrella, Industrias Chirino apuesta al crecimiento de la construcción tradicional y el año que viene invertirá U$S 1,5 millón para ampliar su capacidad productiva un 30%.

Sucede que esta empresa que comparte raíces mendocinas y sanjuaninas se convirtió -como otras del sector de la construcción- en una alternativa para cuidar los ahorros en tiempos de incertidumbre luego de que, en mayo, arrancaran algunas actividades económicas luego del confinamiento estricto. Y lo hizo con una ventaja, en palabras de Luis Chirino, director ejecutivo de la empresa: “La creciente demanda nos ayudó a dar fuerza a los productos utilizados para levantar muros ya que hoy 1 m2 de ladrillo cerámico hueco portante cuesta 30% menos que un muro construido con ladrillo macizo, lo que indica que somos la alternativa más económica para construir”.

Este ahorro se extiende a los tiempos de obra, que también se reducen a la mitad, así como a la energía debido a la capacidad aislante que el material proporciona. En este contexto, la empresa redobla el juego al lanzar una nueva generación de productos que hace foco en la aislación térmica.

Luis Chirino, director ejecutivo de la empresa

Se trata del doble muro 18x18x33, un ladrillo que –explicó Chirino- por su diseño, forma una doble protección al calor en verano y al frío en invierno, lo que permite un ahorro de energía de hasta 60%. Del mismo modo, el ladrillo de muro 18x19x33 de huecos verticales, ofrece cualidades térmicas similares así como prestaciones sismo resistente.

En un año tan particular que obligó a encontrar alternativas de producción y trabajo que llegaron para quedarse, el objetivo de esta empresa para el 2021 es posicionarse como la mejor alternativa para construir así como dar a conocer la nobleza del producto, los nuevos diseños y el hecho de trabajar con productos 100% reciclables. La firma propicia la evolución de este tipo de tecnología como un modo de consolidar la tendencia de la construcción tradicional que observa en los países de Europa.

“Para nosotros es muy importante esta sustentabilidad”, declaró el Director ejecutivo quien contó que cierran un año en el que –pasados los 5 primeros meses de freno casi total- comenzaron a producir al máximo de su capacidad instalada, por lo que la apuesta es al crecimiento y de allí la inversión programada. Es que la empresa reparte el 50% de sus ventas entre Mendoza y San Juan casi a partes iguales, pero el otro 50% se expande cada vez más lejos debido a la demanda de materiales de los últimos tiempos. Por eso, a sus mercados tradicionales de San Luis, Córdoba y la Rioja vienen sumando provincias como Chaco, Corrientes, Buenos Aires e –incluso- el sur de Argentina.

Robot en pleno funcionamiento

Para enfrentar parte de este aumento en la demanda, y aunque suene paradójico, la empresa utilizó una estrategia que tuvo que idear en el contexto de pandemia debido a la necesidad de cuidar a su staff. En este sentido, se implementaron protocolos sanitarios estrictos así como un esquema de rotación de personal que les permitió tener suplentes para cubrir los puestos más críticos en la línea de producción.

“Estas medidas lograron no solo ser exitosas, sino que nos ayudaron a encontrar una nueva forma de trabajo que, por su eficiencia, llegó para quedarse”, comentó Chirino y agregó que la modalidad se traspoló a los sectores administrativo y comercial debido a que muchas personas trabajan bajo la modalidad mixta entre presencial y home office.

Industrias Chirino nació en 1981 con la producción de pretensados y premoldeados de hormigón para, en el 2000, comenzar a producir ladrillos cerámicos en Mendoza. De allí, su crecimiento ha apuntado a la mejora de la calidad energética y ecológica de su producción; entre otros ejes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here